Sígueme en:
Creatividad, Excursiones/Escapadas

Visita a “El oro de Klimt”

Hace más de una semana visitamos la exposición “El oro de Klimt” situado en el Muelle Uno. Un espectáculo audiovisual artístico ideal para conocer más de cerca las obras del artista austríaco y acercar el mundo del arte a los niños. ¿Queréis conocer más de él y de nuestra experiencia? Os invito a continuar leyendo para descubrir esta exposición inmersiva tan especial.

EXPOSICIÓN INMERSIVA

¿Pero qué es eso de exposición inmersiva? Según palabras de Stefano Fake es una nueva forma de exposición de arte donde la expresión artística utiliza videoproyecciones, luces, sonidos y música a gran escala para envolver e involucrar al espectador en una experiencia artística total, estimulando los sentidos y activando sus emociones. Es decir, fusiona la pintura con la música y las nuevas tecnologías.

Nosotros ya habíamos visto la exposición inmersiva Van Gogh Alive hace dos años y nos gustó mucho la experiencia. Y ahora que estaba en Málaga la exposición de “El oro de Klimt” no queríamos desaprovechar la oportunidad para poder descubrir su obra desde otra perspectiva más audiovisual.

EL ORO DE KLIMT

“El oro de Klimt” es la primera exposición inmersiva de producción española dedicada a Klimt. La encargada de llevarla a cabo ha sido “Nomad Art Multimedia” con el lema “Abre tu mente, y ¡deja que tu imaginación vuele con nosotros!

Esta exhibición nos sumerge en el mundo del artista de origen austríaco y su obra. Nos transporta a través de sus pinturas y de la música a la época de finales del siglo XIX y principios del XX. Parece que las paredes cobraran vida propia y nos contaran la historia de Klimt.

ANTESALA

Nada más entrar encuentras varios paneles con información sobre la vida y obra de Klimt para introducirnos en su mundo y poder entender mejor la exhibición multimedia posterior.

También nos encontramos varias pantallas tactiles para poder profundizar más en cada época pictórica del artista y la explicación de cada una de sus obras.

Por motivos de higiene y seguridad por el coronavirus nos dieron en la entrada unos lápices para poder tocar la pantalla y evitar tocarla directamente con las manos.

En el centro de esta sala hay un banco para poder sentarte y detrás hay un mural de flores inspirado en uno de los cuadros florales de Klimt. Este rincón es perfecto para hacerte una foto.

Y la zona que más nos gusta de esta sala es el rincón artístico para que los niños puedan disfrutar pintando a la vez que conocen más sobre el pintor austríaco.

Al fondo hay un muro con cuadros y dibujos sobre sus obras. Parece que visitamos el taller del artista, su lugar de trabajo donde creaba sus obras.

Debido al COVID-19 han separado las zonas donde los niños pueden sentarse a pintar para cumplir la distancia de seguridad.

En unas bandejas encontramos diferentes láminas sobre los cuadros de Klimt y lápices de colores para que los niños descubran sus cuadros.

Y en el rincón artístico los niños también pueden jugar a hacer puzzles de las obras “Mujer con abanico” y “El beso”, el cuadro más famoso de Klimt. Mis hijos disfrutaron mucho porque les encanta hacer puzzles.

SALA INMERSIVA

Antes de entrar a la sala inmersiva hay una zona en la que se reflejan motivos dorados de los cuadros de Klimt a un lado y en el otro hay unos espejos distorsionantes. Nuestros cuerpos cambiaban según el lugar donde nos colocáramos. ¡Fue muy divertido!

¡Y por fin entramos en la sala inmersiva multimedia! Para disfrutar de la experiencia en la sala hay bancos y puffs estratégicamente situados para guardar la distancia de seguridad.

Nos remontamos a la primera época de Klimt. Le encargaron decorar los techos del teatro Burgtheather de Viena y representar la historia de la evolución del teatro. Estas primeras obras eran más clásicas y académicas y parecían mostrar la Antigüedad clásica. Y también pintó el aula magna del edificio de la Universidad de Viena.

Pero poco a poco se fue separando del eclecticismo de la época y tomó elementos del simbolismo, impresionismo y Art Nouveau. Klimt ayudó a convertir a Viena en el centro de la elaboración artística en Europa.

Sus obras van abandonando la profundidad espacial por una superficie bidimensional y las llena de mucha riqueza ornamental.

RETRATOS FEMENINOS

En la obra de Klimt la figura de la mujer es fundamental. Es protagonista de gran parte de sus obras y representa como nadie su feminidad. En la imagen de abajo aparecen tres retratos femeninos.

A la izquierda aparece Emile Flöge, con la que tiene una gran amistad. Fue una gran innovadora en el mundo de la moda: diseñó ropa sin ataduras sobre el cuerpo. En esta obra Klimt, por primera vez hace prevalecer el aspecto ornamental y sin tridimensionalidad.

Y en el centro aparece Mada Primavesi. Su familia mantenía una gran amistad con el pintor, prueba de ello es este cuadro. Además es una de las pocas iniciativas del artista en retratar la pureza e inocencia infantil.

Abajo aparece otro ejemplo de retrato femenino titulado “Las amigas” que inspira feminidad y sensualidad.

KLIMT Y LA NATURALEZA

Gracias a “El oro de Klimt” hemos descubierto la relación de las obras de Klimt con la naturaleza. Esta faceta es la más desconocida del pintor pero supone la cuarta parte de su obra total.

Comenzó a pintarlas cuando viajaba a Attersee, la localidad de vacaciones favorita de la burguesía vienesa, donde paso allí los veranos entre 1900 y 1916 con Emilie Flöge y su familia. El lago Atter, en el corazón de los Alpes Austriacos, sería protagonista de sus obras junto al paisaje circundante, sus praderas, árboles y flores, montañas o el castillo. Y en ellas la figura humana está ausente.

Solía pintar sin hacer ningún dibujo previo: trabajaba del natural, al aire libre y reflejaba en sus cuadros quietud y silencio al no haber presencia humana en ellas. Repetía elementos como flores y en sus composiciones casi no hay horizonte. El pintor se sitúa en medio de la naturaleza y la distancia entre artista y tema se anula.

 En sus cuadros florales, las flores y las hojas se superponen y parecen formar un bordado o tapiz creando una visión caleidoscópica preciosa.

A nosotros es una de las partes que más nos gustó. Como estábamos solos en la sala en ese momento nos paseamos a lo largo de las pantallas gigantes donde se proyectaban las obras de Klimt. Sentimos que estábamos dando un paseo por esos jardines, praderas y bosques y que nos encontrábamos en plena naturaleza.

Y para terminar damos un paseo por un bosque otoñal. Los troncos apenas tienen hojas y ramas, el suelo está cubierto de hojas. Cada uno de ellos es diferente y parecen ondular con la música. Nos transporta a esos bellos paisajes vieneses.

LA ÉPOCA DORADA DE KLIMT

La característica principal de la obra de Klimt en esta época es el uso del oro como símbolo de suntuosidad y cosmopolitismo, convirtiéndose en la representación de la burguesía de Austria de la época.

El uso del oro es tal que nos recuerda a las obras del arte bizantino. Además es muy importante el uso de la ornamentación. Abajo, podéis ver una imagen con el cuadro de Judit, basado en la figura bíblica, pero va peinada a la moda contemporánea de Klimt y luce joyas Art Nouveau. Es una de las obras más importantes de su época dorada.

EL ÁRBOL DE LA VIDA

Y la sesión multimedia culmina con la obra “El árbol de la vida”. Klimt realizó los frisos del comedor del banquero Adolf Stocket. En dos grandes paneles aparece el árbol de la vida, con sus ramas rizadas, arasbescos y volutas. El fondo está lleno de arabescos y con motivos animales, geométricos, del mundo vegetal y también el ojo omnisciente.

Junto a los paneles de “El árbol de la vida” se encuentran “La espera” en la que representa un danzarina egipcia y “El cumplimiento”, donde se abraza una pareja (por ello, también conocida por “El abrazo”). En ambos casos sólo se pueden reconocer las figuras humanas por las cabezas y los brazos. Todo lo demás es ornamentación plana. En el caso de la bailarina egipcia usa triángulos en su vestido y en la pareja hay motivos circulares.

A nosotros nos encanta “El abrazo” y en esta obra se puede observar similitudes con su obra más famosa “El beso”, que pintó Klimt posteriormente.

EXPERIENCIA PERSONAL

Justo antes del confinamiento sortearon dos entradas con motivo del Día de la Mujer para ver la exposición y fui la afortunada ganadora. Me hizo mucho ilusión pero con el comienzo del Estado de Alarma pensé que al final no tendría la ocasión de visitar la exposición.

Durante todo el tiempo que tuvimos que quedarnos en casa pensaba que cuando la situación del coronavirus mejorase iría a verla junto a mi familia y eso me animaba.

Pero no sólo disfruté yo sino toda mi familia. Mi marido y yo conocíamos sólo las obras más famosas de Klimt y gracias a “El oro de Klimt” hemos descubierto un Klimt más intimista y en conexión con la naturaleza. Durante unos momentos nos sentimos inmersos en sus paisajes pintados y parte del cuadro. Y mis hijos tuvieron la posibilidad de descubrir la obra del pintor austríaco. Les encantó los paseos por la pradera y el bosque y con “El árbol de la vida” persiguieron las mariposas de colores.

La exposición está pensada para que pueda disfrutar toda la familia. Prueba de ellos es el rincón artístico donde los niños pueden pintar y hacer puzzles sobre el artista austríaco. ¡Para nosotros fue una experiencia de lo más especial! ¡Os la recomendamos!

MEDIDAS COVID-19

Debido al Coronavirus se han debido tomar medidas de seguridad para prevenir el contagio de esta enfermedad y la exposición “El oro de Klimt” no es una excepción.

Al ser un sitio cerrado es obligatorio entrar con mascarilla. Y antes de entrar ponen a tu disposición gel hidroalcohólico para las manos y para no tocar las pantallas táctiles dan un lápiz con goma para no tocarlas directamente con las manos.

En el rincón artístico infantil está señalizado en la mesa dónde se pueden sentar los niños para mantener la distancia de seguridad.

Y en la sala multimedia los puffs y bancos están separados para mantener también la distancia necesaria para no ser un riesgo. Además al finalizar cada proyección limpian la sala y luego puedes volver a entrar para verla de nuevo si quieres.

El aforo de la exposición ahora es mucho más limitado para evitar aglomeraciones. Nosotros fuimos a verla un lunes a las 12 de la mañana y al principio no había nadie. Luego se unió otra familia. A primera hora de la mañana y entre semana puede ser el momento más tranquilo para poder visitar “El oro de Klimt”.

ALGUNAS CURIOSIDADES SOBRE KLIMT

Klimt nunca pintó un autorretrato, pero no le hacía falta. Él decía que “si alguien quiere descubrir algo en mí, puede contemplar atentamente mis pinturas y tratara de descubrir a través de ellas lo que soy y lo que quiero”.

Vivía con su madre viuda y sus hermanas y trabaja todo el día en su estudio.

El artista más importante para Klimt fue Velázquez y fue al Museo del Prado a ver a sus obras.

Klimt dijo “Al tiempo su Arte, al Arte su Libertad”.

Málaga va a poder disfrutar hasta el 31 de julio de “El oro de Klimt” en el Muelle Uno: han prorrogado la exposición un mes más. Os dejamos el enlace de su web por si os interesa saber los horarios, los precios u otra información.

Para terminar os dejamos un vídeo para que podáis ver una pequeña muestra de lo que nosotros pudimos ver en la exposición.

¿Y qué os ha parecido “El oro de Klimt”? ¿Además del famoso “El beso” conocíais alguna obra más de este artista? Me encantaría saber vuestra opinión. Ya sabéis que vuestros comentarios son siempre bienvenidos: nos ayudan a mejorar cada día.

Comparte en:
Leave a comment
Previous Post Next Post

Te puede interesar ...

2 Comentarios

  • Reply Mar Villar

    Que buena pinta tiene esa exposición, ¡menuda experiencia! Tiene que ser curiosa la sensación de “pasear” entre sus cuadros proyectados 😀

    2 agosto, 2020 at 9:44 am
    • Reply Isabel Umbría

      Hola Mar. Seguro que esta exposición te gustaría. Nosotros fuimos justo después del confinamiento y tuvimos la sala para nosotros, así que pudimos movernos libremente alrededor de ella. Eso ayudó a que viviéramos una verdadera y plena experiencia inmersiva. La parte que más nos gustó fue la de los paisajes de Klimt. Desconocía esta faceta del pintor austríaco y creo que nos ayudó a conectar con la naturaleza.
      Por cierto me encanta tu trabajo. ¡Bienvenida a Imualandia!

      7 agosto, 2020 at 11:34 pm

    Deja tu comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Política de cookies. Puede comprobar para mayor información nuestro Aviso Legal

    ACEPTAR
    Aviso de cookies