Imualandia - Oasys: el Oeste Americano en Almería - Imualandia
Sígueme en:
Excursiones/Escapadas

Oasys: el Oeste Americano en Almería

En el desierto de Tabernas, muy cerca del Parque Natural Cabo de Gata se encuentra Oasys MiniHolliwood. Es un Parque temático singular donde puedes visitar un auténtico pueblo del Oeste Americano y ver espectáculos en vivo. Pero es mucho más que eso, el parque posee una gran reserva zoológica con la que disfrutarán los más pequeños.

Es uno de nuestros 5 lugares imperdibles que ir en Cabo de Gata, y si queréis descubrir más cosas sobre él, sólo tenéis que seguir leyendo.

En Oasys hay dos zonas diferenciadas: los escenarios de las películas del Oeste y la reserva zoológica. Nosotros nos dirigimos primero a la zona de los animales. Los niños tenían muchas ganas de ver a algunos de sus animales favoritos.

La reserva zoológica lleva ya veinte años en el parque y cuenta con más de 800 animales de 200 especies diferentes que viven en una zona con más de 4000 árboles. Desde el 2008 forma parte de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA), que une a numerosas instituciones para cooperar entre sí y cuyo objetivo es la conservación de las especies amenazadas.

Los animales se distribuyen en 3 zonas o hábitats:

La sabana.

Se caracteriza por ser  grandes extensiones de tierra con muchas llanuras y poca vegetación. Aquí podemos encontrar: jirafas, leones, rinocerontes blancos, avestruces, gacelas, jabalís africanos, hienas…

Okavango.

Es un río africano que tiene la particularidad de no desembocar en el océano, sino en el Desierto de Kalahari (Botswana). Como resultado es una de las mayores concentraciones de vida salvaje y la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 2014. En esta zona se realizan programas de conservación de especies amenazadas.

Y los oasis.

Son ecosistemas en mitad del desierto donde podemos encontrar agua y vegetación.

Es allí donde suelen ir los fénecs o zorros del desierto a por agua. Estos animales viven en el desierto del Sahara y se diferencia de otros tipos de zorros por sus largas orejas y su pelaje color arena.

En la foto están tumbados refugiados en la sombra debido a las altas temperaturas. A los niños les gustó mucho y como curiosidad, Saint-Exupery se inspiró en el fénec para el personaje del Zorro de “El Principito”.

Estas tres regiones se caracterizan por ser zonas áridas pero la vida animal es posible por la presencia del agua. El desierto de Tabernas es ideal para los animales de estos tipos de ecosistemas.

Para llegar a la zona más alejada de la reserva podéis subir a un tren y aprovechar su pequeño recorrido para hacer un descanso antes de continuar la visita.

Oasys cuenta con un anfiteatro donde realizan shows de papagayos. Nosotros no tuvimos la suerte de poder verlos. Pero justo al lado podéis encontrar los murciélagos.

Antes de llegar al anfiteatro está el Museo de la Huella, donde se pueden ver y tocar las huellas de diversos animales que habitan en la reserva y aprender sobre ellas. ¡Mirad qué grande es la huella de un elefante!

Además cuenta con una zona de Aviario y Reptilario. En éste último podéis ver esta réplica del cráneo de un Tiranosaurio Rex.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

También pudimos ver una pareja de osos pardos. Su número ha disminuido drásticamente en España y el parque ayuda a preservar esta especie autóctona amenazada con su política de conservación.

 Al mediodía hicimos una parada para comer en el Restaurante Arizona. A nuestro hijo mayor le encantó la idea de que pudiera elegir qué quería comer y coger lo que quisiera. Su buffet libre es bastante variado y bueno. Si al llegar al parque compráis la entrada junto con el buffet obtendréis un descuento.
Aprovechad las horas de más sol para comer y así guareceros a la sombra. También tenéis la oportunidad de ir a la piscina para refrescaros, pero sólo durante el verano.
Luego de comer visitamos el pueblo del Oeste. En los años 60 y 70 se rodaron un gran número de películas en  el desierto de Tabernas como “Lawrence de Arabia”, “Cleopatra”, “El bueno, el feo y el malo”, “La muerte tenía un precio”…

Para saber más sobre las películas que se rodaron en estos parajes hay que visitar el Museo del Cine, donde existe una colección de 150 proyectores de pequeño y gran tamaño, linternas mágicas, zootropos, caleidoscopios, sombras chinescas… Algunas de estas piezas datan del 1800. Además podéis contemplar 213 “afiches” (o póster de cartelera de cine) de las películas que se han filmado allí y sentarse a verlas.

En la plaza del pueblo escenifican un show donde el público puede ver duelos del oeste.

Y en todo poblado del Oeste no puede faltar un Saloon: The Yellow Rose. Allí disfrutaréis del baile del can-can y la música country.

Mirad los horarios de los shows del oeste y el baile del can-can para no organizar vuestra visita y no perdéroslo. ¡Merece la pena!

También podéis subir las escaleras de muchos de los edificios de los decorados cinematográficos. Desde allí puedes disfrutar de las vistas de gran parte del poblado.

Incluso tenéis la oportunidad de entrar en gran parte de los edificios y descubrir cómo vivían realmente la gente en aquella época. ¡Hasta entramos en la oficina del Sheriff y la cárcel!

Otros lugares que vimos fueron el edificio de bomberos (con un auténtico camión de bomberos de la época), el tribunal y la iglesia, entre otros muchos.

Para filmar las películas del Oeste, además de los escenarios hacía falta carros y diligencias. Muchos de esos vehículos típicos usados en las grandes producciones de cine se conservan en perfecto estado en el Museo de los Carros.

Y finalmente en cualquier desierto podéis encontrar cactus y el parque Oasys en el desierto de Tabernas no iba a ser una excepción. En el “Jardín de Cactus” existen más de 250 especies diferentes de cactus.

Algunos consejos.

En Oasys Minihollywood hace mucho calor. Id preparados con ropa cómoda y fresca, gorra, protección solar y bebed mucha agua. Nosotros fuimos en septiembre y aún hacía bastante temperatura.

Cuando compréis la entrada incluid la comida. Merece la pena. El buffet es muy amplio y variado. Os dejo aquí el enlace de las Tarifas. El parque no es económico pero merece la pena. A tener en cuenta: los niños menores de 4 años no pagan entrada.

Os aconsejo primero ir a la reserva zoológica, lo más temprano posible. Está en una zona abierta y no hay apenas sombra. Así cuando llegue el mediodía podéis descansar para almorzar y evitar las horas de más sol y calor.

Una vez hayáis terminado de comer podéis ir al pueblo y visitar los diferentes edificios del pueblo y protegeros bajo su sombra. Nosotros vimos el baile del can-can después de comer.

En definitiva, el Parque Oasys es una visita más que recomendable. Cuando entras allí parece que te teletransportas en el tiempo y en el espacio a un auténtico pueblo del Oeste .

Y para finalizar os dejo un vídeo para que podáis haceros una idea del ambiente del parque.

Espero que la información que os he dado os haya sido útil. Me encantaría saber qué os ha parecido. Ya sabéis que vuestros comentarios siempre son bienvenidos.

Comparte en:
Leave a comment
Previous Post Next Post

Te puede interesar ...

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.